fbpx

Laguna Azul (Blue Lagoon) / Cueva de Alex

La famosa Laguna Azul, ubicada en Comino, es maravillosa para realizar snorkel, pero al tener una profundidad de 3m no es la mejor inmersión.

Sin embargo, dentro del gran islote al sur de la laguna hay una extraordinaria cueva submarina que incluye un ambiente con aire fresco y es apta para buceadores de todos los niveles. En los alrededores podrás encontrar un pináculo y un túnel.

Tu bote puede anclar en el extremo sur de la Laguna Azul, o en las afueras cerca de un pequeño pináculo conocido como Mushroom Rock. De cualquier forma, estarás muy cerca de un hermoso túnel submarino que une a la laguna con el mar, justo al extremo este del gran islote que contiene la cueva, donde la costa cae bajo el agua para formar un arrecife de poca profundidad. El túnel tiene 4m de profundidad en el extremo de la laguna y tiene cornisas muy interesantes en ambos lados donde generalmente puedes encontrar nudibranquios y a menudo uno o dos grandes y pacientes peces escorpiones. El túnel tiene un agujero grande en la parte superior, que crea un ambiente de luminosidad y amplitud, lo cual hace resaltar los colores de las esponjas de mar, corales y briozoos.

Saliendo del túnel a los 8m estás directamente en frente de Mushroom Rock. Puedes nadar hacia este pináculo donde hay un arrecife interesante en su base, justo por encima de un área de rocas fragmentadas a los 12m. Ambos sitios tienen muchos escondites donde habitan pulpos. Gira a la derecha y dirígete hacia el fondo del mar a 16m, sobre tu derecha encontrarás un promontorio submarino con un corte perfectamente cuadrado que sobresale. El promontorio puede esconder morenas, mientras que en la arena debes ver navajas de color perla dando vueltas alrededor de sus huecos. Aunque normalmente no puedes ver los agujeros, si te acercas mucho la navaja desaparecerá rápidamente dentro de la arena.

Sigue por el límite entre la arena y el arrecife por unos minutos hacia el oeste y llegarás a la entrada de la cueva, justo detrás de una roca grande. La entrada es muy ancha e iluminada ya que, parte de la cueva está abierta por encima del agua. Es posible que escuches y veas pequeñas embarcaciones que llevan turistas hacia la entrada de la cueva, a unos 14m arriba tuyo. El primer tramo de la cueva está bien iluminado debido a una grieta en una roca en la parte superior, hasta que alcanzas la curva de la izquierda donde todo se vuelve completamente oscuro. Prende tu linterna y explora las paredes y techos de esta maravillosa cueva submarina. Tiene 20m de largo y aproximadamente unos 4m de alto y ancho, y no hay forma de perderte, además de que siempre puedes ver la luz de la entrada si volteas la mirada. Esto hace que la Cueva de Alex sea una excelente primera inmersión en cueva para quienes no tienen mucha experiencia. Pero hay que tener en cuenta que el suelo de la cueva es arena fina, por lo que es muy importante tener un buen control de flotabilidad. Las paredes y el techo contienen muchos camarones, con y sin garras, y también hay un congrio, llamado Alex.

Cuando hayas llegado a un final sin salida, a unos 10m de profundidad, asciende lentamente hacia tu derecha y vas a encontrar un ambiente sobre el nivel del mar con espacio suficiente para, al menos, media docena de buceadores. El aire es fresco ya que hay una pequeña grieta sobre la cual verás rayos de sol. Es posible pasar por esta grieta hacia el mundo exterior, pero definitivamente no si llevas un equipo de buceo puesto. Si no pensaste en traer un picnic tendrás que descender nuevamente a los 10m, con bastante calma para estar seguros que no haya problemas al ecualizar. Una vez que tu grupo está abajo, sugiero que cada uno apague sus linternas y disfrute la intensidad del arco azul, el cual es la salida.